miércoles, 31 de julio de 2019

EL ARGENTINO PERFECTO | El (querer) ser nacional. Nota en Diario Contexto de La Plata

Una divertida pero crítica radiografía sobre nuestros deseos y realidad en la obra de Ana Laura Suárez Cassino que se presenta el sábado 8 de junio a las 21 hs en el Centro de Arte UNLP (Edificio Karakachoff, 48 e/ 6 y 7).


Por Ramiro García Morete
Foto: Luciana Zylbelberg
«…y los argentinos descienden de los barcos», suele decirse. Puede que esa sensación de pertenecer no forme parte del gen nacional, si es que tal cosa pudiera existir. Quizá el punto no es el origen de nuestro descenso sino el foco de ascenso: la necesidad constante de ser algo más. A veces para bien y muchas más no tanto. El día que asumió el actual gobierno, Ana Laura Suárez Cassino pensó en algunas de estas cosas. ¿Qué ocurriría con algunas cosas que se habían logrado? ¿Cómo sostener discursos que se iban a diluir? Más allá de que La razón de mi vida y otros textos de Eva servirían de referencia para el proceso de investigación, «no es una obra peronista», advierten. Sencillamente se reconoce esa época como una instancia en la que innegablemente hubo avances para esos sujetos que transcurren la obra y van desde un gauchito boxeador a una periodista sin memoria pasando por una peluquera incendiada. Con la distancia temporal planteada, se habilita el espacio para el humor y la reflexión en esa suerte de disección humana en pos de algo que sólo en la cabeza de algunos argentinos existe: El Argentino Perfecto. El sábado 8 de junio a las 21 hs se presenta en el Centro de Arte de Universidad Nacional de La Plata (48 y 8).
«El argentino siempre quiere estar en otro lado, ser otra cosa. Pero ¿pudimos «ser otra cosa» alguna vez? La historia dice que sí. ¿Cuándo fue? Y si fue, ¿qué quedó de todo eso? ¿Quedó algo?», plantea la obra. «Hay algo acá de que siempre queremos ser otra cosa, nunca estamos conforme –cuenta la directora–. Por un lado no está mal querer avanzar, económicamente. Sin embargo siempre se percibe cierto desprecio». Y explica la elección del primer gobierno, «como hecho histórico que permitió a ese argentino, inmigrante, dar un salto, estudiar, tener su casa. Apareció también la estética de Daniel Santoro (pintor y artista plástico). Súper peronista, pero muy cuestionador con sus dibujos y materiales… La pregunta fue: si en este momento pudimos acceder al voto, a la vivienda, al turismo, ¿qué hicimos con todo eso?». Suarez Cassina remata: «La pregunta se viene al hoy».
Con alusión manifiesta a El humano perfecto, de Jorge Leth, una presentadora que habla en neutro relata esta disección, mientras los personajes exponen sus miserias y prejuicios en un juego escénico que incluye una cámara en vivo que proyecta en una pantalla. Un desafío de la autora fue que la crítica no adhiriera tampoco a esa visión también tan argentina de que los argentinos somos el problema, tan funcional a algunos discursos. «Aparecía eso. Pero lo que nos ayudó es que la particularidad de cada personaje develaba un gran egoísmo. Es bastante moral ahora que lo pienso. Está la pregunta sobre lo colectivo. Y si nos salvamos todos o algunos. Eso trasciende los partidos. Yo estoy del lado de que nos salvemos más, de repartir en más. Claramente hay una dirección así en la obra. Pero no refuerza una cosa partidaria».
Licenciada en Dirección Escénica de la UNA y abogada, la directora nacida en Trelew reconoce las dificultades del teatro independiente: «Yo siempre digo que tengo un trabajo para comer. Y otro para vivir, que es el teatro y es donde tengo algo para decir. Es difícil. Pero si tenés algo para decir, tratás de producir de la manera más efectiva. Es trabajoso, pero si trasciendo el mero deseo de estar en un flyer, de trascender el ombligo, y encontrás algo que decir, eso hace que tengas ganas de seguir». Quizá esa sea la diferencia entre ser y querer ser. Por eso acepta el juego de palabras y la asociación con el término «wannabe» para el ser nacional: «¡wannabe total! Tiene que ver con no aceptar lo que sí hay. No para conformarse, sino para transformarlo en valor. Pero es como si nos quedara chico el zapato. Por eso nos cuesta tanto lo colectivo».

Diario Contexto / La PLata
Gracias Ramiro!
El link a la nota acá

miércoles, 17 de julio de 2019

se vienen las VELADAS OBRERAS!




Nos armamos el ciclo. Así de simple.
Se cumplieron 100 años del nacimiento de Evita y había que hacer algo.
Las fechas cayeron justo para otro aniversario, el de su muerte, el 26 de julio.
Nos juntamos con otra obra (Érase una vez los sensuales) e invitamos músicos (Seba Dorso y Fierrocruz Folklore)
El argentino perfecto sale otra vez al ruedo por 4 domingos en estas Veladas obreras, a precio amigx para ir a dar una vuelta, ver una obra, dos, escuchar música y amenizar con una birrita, vino o lentejas. Lo podes armar como te guste.
Abrazándonos hasta que se vayan.
Empieza el 21 de julio en Cooperativa Cultural Qi. Thames 240. Villa Crespo. Agendá ya!

jueves, 28 de marzo de 2019

jueves, 7 de marzo de 2019

jueves, 10 de enero de 2019

Semilla

Una semilla es pura potencia y emergencia. 
Amo estas dos palabras: la primera por la posibilidad. Algo por suceder o trasformarse. Late. Especta. 
La segunda por la dimensión de tiempo mezclada con necesidad. Algo puja por salir. Se impone.
Esto paso estos días en el taller de dirección que coordiné en Trelew, mi ciudad de origen.
Agradecida por la recepción y disponibilidad del grupo,  por la hospitalidad  y confianza que me brindo Luis Molina de El árbol. Feliz y satisfecha.
Auguro emergencia a estos directorxs, auguro semillas impacientes, que la potencia se encauce a que aparezcan voces, cuerpos para contar lo propio que ya está ahí, desordenado, no sabiendo cómo y en caos, empujando por adquirir una forma,  a punto de...

Seminario - Taller "Dirigir la mirada. El suceso, la palabra y los signos". Trelew, 7,8 y 9 de Enero de 2019. Teatro El árbol.







viernes, 19 de octubre de 2018

1er Coloquio nacional de investigación en Teatro / UNA

Los días jueves 18, viernes 19, sábado 20 y martes 23 de octubre en el Museo de la Cárcova y el día lunes 22 de octubre en el Teatro el Extranjero se llevará a cabo el I Coloquio Nacional de Investigación en Teatro organizado por el Instituto de Investigación en Teatro del Departamento de Artes Dramáticas de la UNA. 
El coloquio se propone como un espacio de intercambio entre especialistas de distintas disciplinas artísticas (actuación, objetos, dirección, dramaturgia y performance) que expondrán sobre problemas específicos referidos a sus prácticas y dialogarán con el público asistente acerca de ellos o los abordarán de manera práctica en talleres programados con esa finalidad.


Yo expuse en el marco del proyecto de investigación sobre la enseñanza de la Dirección escénica que dirigen Gerardo Camiletti y Ana Alvarado.

El tema de mi investigación  es la enseñanza de la dirección teatral como un ejercicio de cartografía.



martes, 25 de septiembre de 2018

Nuevo taller voy a dar! El director como operador de signos


Laboratorio de dirección escénica: El director como operador de signos
Coordina: Ana Laura Suarez Cassino 

¿Cómo producir singularidad y sentido a partir de objetos, nombres propios y referencias cotidianas? Ya no hay noción de novedad (dice Burriaud) sino de “poner en relación” lo que existe. Podemos pensar que las formas y las imágenes están infinitamente disponibles para ser manipuladas y así inventar modos de habitar el mundo.
Proponemos revelar y habitar relatos que preexisten en nosotros para ponerlos en funcionamiento, rescatando y proponiendo nuevos vínculos entre esos relatos, las obras de arte y la escena, para crear itinerarios personales.  

El artista como un nómada que deambula por todas las épocas y los estilos, como un vagabundo que hurga los desechos públicos en busca de un objeto para llevarse.

Destinatarios: Actores, músicxs, directorxs, bailarines y tode el que desee profundizar en la exploración creativa a través de procedimientos de montaje.

Duración: 8 encuentros de 3 hs cada uno // MIERCOLES DE 14 A 17
info: analaurasuarezcassino@gmail.com
EMPIEZA EL 17 DE OCTUBRE

lunes, 3 de septiembre de 2018

¿Qué ves cuando me ves? El argentino perfecto en Espectáculos de acá

Por Gabriela Maggiolo
Una provocativa obra de Ana Laura Suárez Cassino que  apunta directo al espectador. Una propuesta muy divertida que intenta analizar y describir el ser humano argentino. Creo que sí, estamos envueltos en una trama que parece ficcional;  mezcla de grotesco y melodrama que parece imposible sea cierta, pero es. De lugar común en lugar común.
El argentino nunca está conforme. Siempre quiere estar en otro lado; ser lo que no es. El argentino estaría compuesto de un gran complejo de inferioridad, que se traduce en querer mostrar que es más que el de al lado. El argentino se cree mil, es pendenciero, y desea poder. Ser dueño, jefecito, señora. Lo importante es diferenciarse del negrito. Al pobre, sucio, oloroso, que no importa cuánto sacrificio haga, cuántos transportes deba tomar, cuánto frío pase, cuántas horas trabaje, el argentino ‘blanco’ lo juzgará como vago, como que gana mucho, como que pretende mucho, como que no tiene derecho a tener, a comprar, menos que menos a disfrutar y ni se le ocurra soñar. ¡Olvidate de tomar mate al lado de la pileta!
Los personajes son: la mucama, la costurera clase media, la peluquera, el matoncito devenido en boxeador, el obrero. La obra está focalizada en el apogeo peronista, entre 1945 y 1955, señalado como un período en el que hubo un cambio en la composición social argentina y que pudo, tal vez,  haber sido un punto de inflexión distinto, sin grieta. Está compuesta por breves cuadros de monólogos en los que los personajes, caracterizados y ubicados en las primeras conquistas sociales, van contando su historia;  los une  las intervenciones de una especie de socióloga sexy intelectual, simpática y alocada, que está a cargo del estudio del focus group; este personaje está ubicado en nuestros días. En algún momento el relato se interrumpe por descripciones  en una pantalla de ejemplos de espécimen de argentino tomados en vivo por una cámara en escena. Si bien va profundo, el tono es de comedia. Los personajes son estereotipos que rozan el grotesco por momentos; esto como descripción de ninguna manera peyorativa, ya que la performance de los actores es sobresaliente. Buena presencia escénica en las participaciones individuales y equilibrio en las grupales. Cada uno tiene su momento de lucimiento. La realización escenográfica y de vestuario es muy buena, ya que con buena síntesis logra pintar la época de los sucesos y la diferencia con el personaje actual. Para reírse de ellos y de uno; y también pensar.
Ficha:
ELENCO: Uki Capellari, Cecilia Colombo, Jennifer Sztamfater, Alejandro Giménez, Florencia Solari Larrarte, Leandro Puerta.
DRAMATURGIA Y DIRECCIÓN: Ana Laura Suárez Cassino

Gracias Gabriela!
Link a la nota AQUI

martes, 21 de agosto de 2018

El argentino perfecto en Pensador Teatral

Una propuesta original y valiosa llega con El Argentino Perfecto, pieza escrita y dirigida por Ana Laura Suárez Cassino, transitando su segunda temporada, con algunos cambios introducidos por la autora, respecto a la primera temporada.


La obra indaga acerca de la idiosincracia del argentino. Podríamos definir como sería el argentino ideal ?? Una pregunta que nos moviliza y una pieza que intentará ayudar al espectador a develar ese interrogante ??  Lo podemos describir de alguna manera ?? Podemos determinar como piensa  el argentino promedio ??  La obra a modo experimental, dará vueltas sobre el tema, partiendo de una premisa,   el argentino es inconformista por naturaleza, siempre quiere estar en otro lado o ser otra cosa, en definitiva nunca lo conforma con su situación presente, algo que por lo general trae problemas.


El texto atrapa y genera la atención del espectador, pero creemos que lo más destacado de la obra, es su puesta, original y con elementos muy diversos, que la distinguen claramente de las obras que habitualmente vemos.

De arranque, una presentadora nos introducirá en tema y nos adelantará el carácter experimental de la obra, invitando a que si algún espectador no está de acuerdo con la propuesta, puede retirarse en ese instante de la sala. Una carta bien jugada, que deja claro al público, que la pieza tendrá sus particularidades.

La maestra de ceremonias, hará girar un bolillero de lotería y del mismo surgirán las escenas, que los actores representarán seguidamente. Las acciones ocurren en la década del 40 y 50, años en que el peronismo estaba en su momento de apogeo y la movilidad ascendente, llegaba con la intención de modificar la sociedad, introduciendo el concepto de justicia social, por la que muchos sectores postergados, pugnarían por subir algunos peldaños en la escala social.

No vamos a contar mucho más del desarrollo para conservar el suspenso, pero las situaciones que veremos, nos movilizarán. La obra no busca sentar posición, por el contrario, buscará que el público sea quien saque conclusiones y en esto mucho tendrá que ver su ideología propia.


Para que la puesta sea tan atractiva, hay que darle mérito al elenco reunido para la ocasión, seis actores que compondrán personajes que bien pueden ser estereotipos del habitante argentino. Vamos a mencionarlos porque los trabajos lo ameritan.

Uki Cappellari es una abnegada mucama, que trabaja a destajo limpiando en la casa de una patrona poco comprensiva. Florencia Solari Larrarte da vida a una joven que luego de conocer a Evita se convirtió en peluquera, Leandro Puerta encuentra en el boxeo su posibilidad de encontrar un futuro y Alejandro Ulises Gimémez, es un descamisado con vocación sindical.
Estos cuatro personajes, tienen un denominador común, quieren ascender en la escala social, mejorar su situación y ser otro.

Cecilia Colombo, una actriz de experiencia, compone un personaje pintoresco y muy conocido por todos, la argentina tilinga, llena de prejuicios que desprecia a las clases bajas. Su acidez, provoca muchas risas en el público, lanzando frases, que nos resultan muy cercanas.


Por último mencionar a Jennifer Sztamfater, una joven y talentosa actriz, que ya vimos el año pasado lucirse en Himalaya y en Las Hermanas Colágeno en Microteatro, aquí vuelve a mostrar su versatilidad, siendo la maestra de ceremonias de este experimento. Jennifer se destaca por su expresividad y su histrionismo, algo que aquí puede explotar a sus anchas..

Como dijimos el elenco se luce mucho, mostrando mucho entendimiento en los cuadros y ejecutando precisas coreografías, se los nota identificados con el proyecto y con el aplomo que les da estar transitando la segunda temporada de la obra.

La puesta de El Argentino Perfecto, tiene varios ítems para destacar, desde la música original de Seba Dorso, al vestuario de Flavia Gaitan / Paula Bianchini y la escenografía muy original, con muchos elementos de la época de la década del 40, que estimularán la memoria del espectador.

No contamos más, la obra tiene reservadas varias  sorpresas,  solo mencionaremos un cuadro que resulta un guiño al documental El Humano Perfecto del danés Jorgen Leth, donde los integrantes del elenco cámara en mano, homenajearan al mencionado film, en uno de los momentos más logrados de la noche.

En conclusión, una propuesta valiosa que con un carácter experimental e impronta cinematográfica, con muy buenas interpretaciones, que logra que reflexionemos sobre la idiosincracia del argentino, desde una mirada histórica apreciando que pudo ser y finalmente no fue, siendo la propia mirada del espectador más o menos crítica, la que sacará sus conclusiones.

Recomendamos El Argentino Perfecto, nos hará reflexionar y también reírnos de nosotros mismos, de la mano de un talentos elenco, que por momentos será un fiel reflejo de nuestros comportamientos habituales.

Pensador Teatral


Link a la nota AQUI

Gracias Pensador Teatral!!!

lunes, 13 de agosto de 2018

La argentinidad al teatro. El argentino perfecto en Tiempo Argentino

Ana Laura Suárez Cassino escribió y dirige El argentino perfecto, una obra que indaga, cuestiona e intenta entender nuestro ADN. Todos los sábados en la sala Vera Vera.


Por Belauza
12 de Agosto de 2018
Hacia el final de la dictadura, Charly García se preguntaba: "Por qué tenemos que ir tan lejos para estar acá" ("Plateado sobre plateado", Clics modernos). En el inicio de otro tiempo histórico (que parece cerrar el ciclo que Charly abría formulando aquella pregunta), la dramaturga, teatrista y abogada Ana Laura Suárez Cassino se propuso trabajar desde el teatro una hipótesis que la rondaba: "el argentino siempre quiere estar en otro lado" al que está, pertenece, vive como tiempo histórico. Esa es la génesis de su obra El argentino perfecto, que se presenta los sábados en Vera Vera Teatro.
"Y me empecé a preguntar cómo es estar en un lugar y trasladarse a otro; de dónde salís y hacia dónde vas; cómo era dónde vivías y adónde esperabas llegar –continúa su explicación Suárez Cassino–. Ahí ya tenés un montón de variables traducibles a la escena: tiempo, espacio, vestuario, un cuerpo, una manera de estar en el escenario. La idea es que todas esas respuestas se terminen articulando en un sistema. En un universo que pueda tener cierta coherencia". 
Claro que, como sucede en la academia, cualquier hipótesis puede ser refutada. "Yo les presento el trabajo a mis actores y de ahí empezamos a trabajar. Al principio sobre textos de Eva Perón, pero no le encontrábamos la vuelta. Quería encontrar la teatralidad en los libros Mi mensaje y La razón de mi vida. En el medio sale esto, que Evita también quería ser otra cosa. Y el peronismo permitió que suceda esa otra cosa y a partir de eso surgió esta nueva hipótesis", detalla Suárez Cassino. Pero como buena investigadora, no intenta forzar la hechos: "A mí me gusta trabajar con lo que llamo la trenza: les propongo algo a los actores, ellos me devuelven en relación a eso, les vuelvo a devolver y vamos construyendo en trenza, en devolución continua. No sé lo que el actor me va a dar con lo que le propongo, y eso es lo que más me interesa".
Suárez Cassino tomó el ciclo histórico del primer peronismo entre otras cosas porque es precisamente allí donde la idea de querer estar en otro lugar puede confundirse con la del progreso social. "Obvio que queremos estar mejor –señala la directora y guionista–. Pero esto no tiene que ver con no aceptar quiénes somos de base, como un desprecio hacia nosotros mismos. ¿Viste que uno entra a un lugar y de repente tiene la costumbre de mirara hacia los costados? Una de las razones por la que eso nos pasa es porque el inmigrante no quería desentonar al entrar a un lugar, entonces miraba. No había una idea de: soy inmigrante y soy lo que soy. La idea de ser rubias: no, no somos rubias, somos morochas, o trigueñas: ¿qué hacemos con esto? Es como que estamos pensando que somos otra cosa que lo que somos. Y eso es un obstáculo precisamente para ese progreso o para poder encarar otro tipo de cosas. Me parece que es parte de nuestra idiosincrasia. En la obra lo que planteo es que en el peronismo no te decían mañana vas a estar mejor, sino que la tierra prometida era real. Esa es otra de las hipótesis que utilicé en la obra. Y la pregunta siguiente es: con eso qué hicimos". «
El argentino perfecto. Sábados a las 20, Vera Vera Teatro (Vera 108).

Podes ir al link AQUI