miércoles, 31 de agosto de 2016

Guías, maestros

“Si no entendemos la catarsis es porque se la ha identificado con un emocional baño de vapor. Si no entendemos la tragedia se debe a confundirla con la interpretación del papel de rey.
Necesitamos la magia, pero la confundimos con el truco, y mezclamos desesperadamente el amor con el sexo, la belleza con el esteticismo. Pero sólo buscando una nueva discriminación ampliaremos los horizontes de lo real. Sólo entonces podría ser útil el teatro, ya que necesitamos una
belleza que nos convenza: necesitamos experimentar la magia de una manera tan directa que pueda cambiarse nuestra misma noción de lo que es sustancial.(...) Pero si nuestro lenguaje ha de corresponder a nuestra época, debemos aceptar que actualmente la tosquedad está más viva y lo sagrado más muerto que en otros tiempos.
Antiguamente el teatro pudo comenzar como magia: magia; en el festival sagrado, magia al surgir las candilejas. Hoy día es todo lo contrarío. Apenas se necesita el teatro y apenas se confía en sus trabajadores. Por lo tanto, no cabe suponer que el público se agrupará devota y atentamente. A nosotros nos toca captar su atención y ganar su fe.
Para lograrlo hemos de convencer de que no hay truco, nada oculto. Debemos abrir nuestras manos y mostrar que no escondemos nada en nuestras mangas. Sólo entonces podemos comenzar". 

P.B. El espacio vacío

guía, maestro
para que nos levantamos todas las mañanas si no es para lo que nos hace vibrar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario