viernes, 23 de febrero de 2018

Vuelve El argentino perfecto! 6 sábados en el Beckett, a las 21 hs!


El argentino siempre quiere estar en otro lado. Ser otra cosa. Persiguiendo algo que no tiene o que cree que se le debe. Incomodo, como que le picara algo.
La chirusa resentida que se odia a sí misma y a su clase social, o sea, a toda la gente que la rodea, la mucama de excepción que encarna la pesadilla de la gente bien, la confidente de Evita que cuando ella muere se hace peluquera, el pibe humilde que espera convertirse en el embajador deportivo del país y el descamisado que se hace sindicalista son personajes ilusionados peregrinando hacia una tierra prometida que se erige a lo lejos como promesa de una vida mejor.
¿El argentino perfecto es peronista? ustedes sacarán sus propias conclusiones. Pero ese es el contrapunto: las imágenes de la epopeya del 45 y el argentino ideal, si hubiera uno.

Por debajo flotan palabras e imágenes que se amplifican en el presente. Un efecto del lenguaje - onírico, pictórico o mediatizado - siempre entre la imaginación y lo real.

No hay comentarios:

Publicar un comentario